Las estaciones meteorológicas, son sistemas generalmente autónomos diseñados con base en sensores que miden, registran y transmiten periódicamente datos de variables ambientales, tales como velocidad y dirección del viento, precipitación pluvial, radiación solar, humedad relativa, etc. Estos datos se utilizan para la elaboración de predicciones meteorológicas.

Actualmente, la tendencia es que las estaciones meteorológicas sean automatizadas, lo que se traduce en la necesidad de mantenimiento mínimo y mayor disponibilidad de información, al no depender de la intervención humana para obtenerla.

Además, existen observatorios meteorológicos sinópticos que sí cuentan con personal (observadores de meteorología), de forma que además de los datos anteriormente señalados, se pueden recoger aquellos relativos a nubes (cantidad, altura, tipo), visibilidad y tiempo presente y pasado